Archivo del sitio

LAWRENCE DE ARABIA, de David Lean (1962)

Hace unos días recordábamos al maestro David Lean como referencia fundamental del cine épico (junto al que podríamos situar a Cecil B. DeMille o William Wyler, por ejemplo) y como uno de los cineastas reverenciados por Steven Spielberg. Al redactar el avance del próximo film de este último, War horse, me percaté escandalizado de que todavía no había comentado ni uno solo de los maravillosos films de Lean; hoy voy a solucionar ese vergonzoso retraso sirviéndome de una de mis pelis favoritas: Lawrence de Arabia. Como siempre que me refiero a una de las cintas que me han hecho amar el cine lo haré de un modo brutalmente subjetivo, consciente de mi adoración superlativa por la cinta en cuestión y, por tanto, de mis excesos de enamorado. Bordeando lo lameculesco espero que quede espacio para que el texto sirva como apelación directa y a algunos os entren ganas de disfrutar de esta (más…)

Avance: LAS AVENTURAS DE TINTÍN: EL SECRETO DEL UNICORNIO (Estreno 28 de Octubre)

Cartel definitivo del estreno de 'Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio'.

Imginad que Steven Spielberg y Peter Jackson (el de la trilogía de los anillos, para los despistados) se ponen de acuerdo para hacer juntos una peli. Pues no hace falta que pongáis vuestro cerebrín a elucubrar posibles escenarios. Ha pasado. Dos de los directores simples más exitosos de la historia del cine se han embarcado en una peripecia fílmica de esperanzador resultado: Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio. La cosa fue un poco rocambolesca, la verdad. Spielberg jamás había leído nada de Tintín hasta el año 81. En aquel momento el cineasta norteamericano estrenaba la primera peli de Indiana Jones, En busca del arca perdida, y una crítica de la película hacía una comparación entre el arqueólogo spielbergiano y un personaje de cómic llamado Tintín. La furibunda curiosidad del rey Midas de Hollywood le empujó a averiguar quién era ese Tintín y, posteriormente, a enamorarse de las historietas de Hergé. Cuando se decidió a rodar una película sobre el franchute aventurero tenía bastante claro que se iba a tratar de un film de acción real con actores de carne y hueso. Pero algo ocurrió que lo cambió todo. Lee el resto de esta entrada

LOS TRES MOSQUETEROS, de George Sidney (1948)

Cartel promocional de 'Los tres mosqueteros'.

Ahora que se aproxima el estreno de la enésima adaptación cinematográfica de la novela de Alejandro Dumas me parece un buen momento para recordar la mejor de todas ellas, la realizada en 1948 por la Metro-Goldwyn-Mayer. Como tantas otras pelis clásicas de aventuras, Los tres mosqueteros trae a mi presente unos recuerdos infantiles cuyo efecto inmediatamente nostálgico viene acentuado por el poco gusto épico que encuentro en el cine de aventuras moderno. En la última década lo único que posee el inconfundible sabor del cine de antes es la trilogía de los anillos. Apurando mucho podríamos incluir a Gladiator, aunque con las reticencias propias del que sabe que la brutalidad del film de Ridley Scott no casa del todo con ese molde. ¿Por qué ya no hay directores que quieran rodar algo parecido al film de George Sidney? Como las ‘meigas’, haberlos capaces, haylos. Spielberg, cuyo retorno al género con la última de Indiana Jones fue todo un fiasco artístico -que no comercial- o los Wachowski tienen talento probado para ello, por ejemplo. Además, ni si quiera hay que ser un gran cineasta. De hecho, un tipo del montón como Sidney -las más destacables de su filmografía son, junto a Los tres mosqueteros, Levando anclas y Scaramouche– lo hizo. Basta con encargarle el libreto a alguien competente, saber dónde poner la cámara, contratar a unos buenos actores y no dejar el montaje en manos de alguien de la MTV. Lee el resto de esta entrada

LOS GOONIES, de Richard Donner (1985)

Cartel del estreno en España de 'Los Goonies'. (Credits to mundofotos.net)

Sé que para muchos simples hablar de Los Goonies es tocarles la fibra sensible. Recordar los sueños aventureros que esta película despertó en aquellos que la disfrutaron en su infancia afecta a zonas de la memoria de lágrima fácil. Verla de nuevo hace presente el paso de los años y la lejanía de una época que no volverá ya nunca. La de las tardes de jugar a fútbol con bocadillos de mantequilla con azúcar o con mermelada; la de los emocionantes días de reyes; la de los playmobil y los ‘yiyous’; la de la ilusión por descubrir tesoros y la de las ansias por investigar misterios después de leer un libro de Los Cinco… Otros -esto va a ser muy duro para algunos- no saben lo que son Los Goonies. Lo sé, ¡qué asco de niñez! Si hay alguien que a esta atrocidad le suma no haber visto Oliver y Benji y no tener pueblo, son carne de psicólogo para años. Pero como todo tiene solución en esta vida, no es demasiado tarde Lee el resto de esta entrada

LA CARRERA DEL SIGLO, de Blake Edwards (1965)

lcds

Cartel del estreno en España de ‘La carrera del siglo’. (Credits to cartelespeliculas.com)

El reciente fallecimiento de Peter Falk  ha hecho que los medios de comunicación recuerden al que fuese el inolvidable detective Colombo, remedio en sus frecuentes reposiciones para sobrellevar aburridas sobremesas de verano. Pero ese espacio de tiempo en que un crío no puede todavía salir a jugar porque está todo el pueblo haciendo la siesta y hace “mucha calor” no es lo único que a mí me ha evocado la muerte de Falk.  Pensar en él es recordar otro de los muchos personajes que interpretó y que descubrí hace ya muchos años; para mí Falk es Max, el torpón ayudante del profesor Fate en La carrera del siglo. Quizás mi opinión al respecto de dicho film esté viciada por lo que supuso en mi infancia cinematográfica, pero creo que cualquiera que se atreva a degustar cada una de sus hilarantes escenas llegará a considerarla también una joya de la comedia para simples. Lee el resto de esta entrada

COWBOYS & ALIENS, de Jon Favreau (2011)

CyA

Cartel promocional de C&A en España. (Credits to cine1fz.blogspot.com)

ESTRENO EN ESPAÑA: 2 de septiembre.

Como es lógico en esta sección, estamos hablando de pelis que todavía no se han visto en España, por lo que la simpleza del film al que nos referimos está sujeta a mi criterio ‘preview’. A los simples nos gustan las historias de todo tipo, complejas o banales, pero bien contadas. Muchos veranos el simple acude al cine esperando obtener su dosis de esparcimiento y se encuentra con superproducciones con enormes efectos especiales pero que lo dejan, cuanto menos, indiferente. Y eso no quiere decir que no se haya entretenido o que haya malgastado los muchos euros que ahora te sacan en las taquillas sino que esperaba entretenerse y algo más. ¿Por qué me aventuro, entonces, a preveer una experiencia gratificante sin haber catado el producto? Tengo mis razones. Así que vamos allá. Lee el resto de esta entrada

BRAVEHEART, de Mel Gibson (1995)

BH

Cartel del estreno de 'Braveheart' en España. (Fuente:cartelesdepeliculas.com)

Defender lo simple de este peliculón me va a resultar extremadamente fácil. En ciertas ocasiones uno ha de ponerse filosófico para hacerse entender y creo que ésta es una de ellas. Pero no creáis que olvido mi compromiso con la simplicidad. Ahí va.

Existe un deseo atávico en todos los hombres que pueblan,  han poblado y poblarán este planeta: el ansia de justicia. Esa necesidad metafísica que comprobamos puede emerger con enorme salvajismo cuando nos sentimos injustamente tratados es la clave de Braveheart. El ser humano necesita que cualquier  situación injusta sea corregida. Siempre alguien que debe ser resarcido por la injusticia que se ha cometido y hay también alguien que debe ser ajusticiado por ser el causante de la situación. En Braveheart ese deseo consciente aparece y estalla con brutalidad cuando Lee el resto de esta entrada

LA GRAN EVASIÓN, de John Sturges (1963)

CLGE

Cartel del estreno en España de 'La gran evasión'. (Credits to Bibliocriptana)

Si uno se propusiese diseñar un modelo de cómo debería ser una película de simpleza mayúscula y de resultado inigualable seguramente debería utilizar La gran evasión como plantilla. Para los que no la conozcan, la explico en pocas palabras: un grupo de soldados, prisioneros de los nazis, elaboran un complejo plan para escapar todos a la vez del campo en el que están recluidos. Si esta pequeña sinopsis no es suficiente para que el que no haya visto esta joya de lo simple ponga el Jdownloader a echar humo, no creo que nada que vaya a decir a continuación lo consiga.

Nunca olvidaré la primera vez que vi este maravilloso film de John Sturges basado, por cierto, en una historia real. Poneos en situación: un crío de unos nueve años; un sábado por la tarde Lee el resto de esta entrada