Archivo de la categoría: RELATOS SIMPLES

El día que Mikołaj vio una película americana

83b3e010d36c8d86c02c71a4c466bf32-d344399Loco de contento corría el pequeño Mikołaj, parando en cada esquina a batirse en duelos mortales con sus compañeros de fantasía. Los palos que hacían las veces de sables chocaban con virulencia al son de entusiastas bravatas, desafíos caballerescos que surcaban el aire hasta esconderse en la nieve, casi asustados por el ardor guerrero con que eran proferidos. El camino se ennegrecía al (más…)

PAREJAS DE CINE // Los novios bilbaínos

Para Josu y Arantxa no existe el cine extranjero porque Hollywood es una pedanía de Bilbao. De hecho, creen firmemente que Los Ángeles la fundó uno de Bilbao en honor a los bocatas de su ama*. Además, gente como Metrogoldwynmayer y Schwarzenegger tienen que ser vascos a la fuerza; un poco gangosos, pero vascos. A Josu y Arantxa les gusta todo tipo de cine mientras sea en pantalla grande. Por esa razón no tienen la tele en el salón: han puesto una de 50 pulgadas en el váter, donde está en la proporción correcta. Arantxa y Josu suelen ir al cine al acabar de comer, a eso de las siete de la tarde, y nunca ven una peli de más de dos horas porque se solaparía con la cena. Como buen bilbaíno, Josu tiene claro quién es su actor favorito (Chuck Norris, que es del centro de Bilbao) y su actriz preferida (cualquiera de Lee el resto de esta entrada

MI VIDA ES UNA PELÍCULA // Comedia infantil

La vida parece formar parte del argumento de una película en muchas ocasiones. A veces, nos vemos envueltos en un drama, otras en una comedia romántica o entre los misterios de la ciencia ficción… Nuestras producciones personales no suelen molar tanto como las que nos llegan de Hollywood -ni el reparto está tan sobrado de belleza- pero su trama mejora ampliamente muchos de los abortos cinematográficos que ocupan la cartelera en estos años de efectos especiales no al servicio de un Indiana Jones o un Marty McFly sino Lee el resto de esta entrada

PAREJAS DE CINE // Los góticos

Unos novios góticos van siempre al cine a la última sesión; la 1 de la mañana es una hora oscura y demoníaca que les ayuda a estar en tensión. Además, siendo tan tarde hay menos gente por la calle de modo que es más posible que alguien les atraque y les clave una navaja (o daga, como ellos prefieren llamarla) y así haya tragedia y sangre. Nunca ven comedias románticas. Odian las sonrisas y a Sandra Bullock. Un cinéfilo gótico se sabe todas (más…)

PAREJAS DE CINE // Los cruchonis

Tras un sábado noche de fiesta, los cruasáns y las chonis digievolucionadas a novia-gogó dedican el domingo por la tarde a ir al cine. Lo primero que deberíamos saber es que las parejas cruchonis odian las películas cuyo cartel no contenga las palabras “letal”, “bomba”, “sexy”, “speed” o “Vin Diesel”. Los cruchonis llegan al cine dejando un rastro de gomina y kilos de maquillaje que les serviría para encontrar su coche si se olvidasen de dónde estaba aparcado. (más…)

PAREJAS DE CINE // Los intelectuales

La fauna cinéfila es tan variada que intentar acotarla a una reduciada serie de subgrupos sería ridículo por demasiado generalista. Hoy empezaré a analizar los curiosos dúos que se organizan cuando la gente va a una sala de proyecciones con la novia o el novio (de maridos y mujeres ya hablaremos más adelante). Lo más probable es que la expresión “parejas de cine” lo hayais oído aplicado a duplas inolvidables de la época clásica del séptimo arte, que era cuando los estudios repetían parejas en sus films de manera continuada. Sin embargo, en esta ocasión vamos a (más…)

EL CINE MOLA MÁS EN BATÍN

A Paquito no le gustan los días de lluvia; tampoco le gusta no tener plan. A Paquito no le gustan las tardes de invierno en casa ni los fines de semana sin jornada liguera; ni los pijamas; ni los calcetines por dentro. Por eso hoy Paquito está triste: es domingo y no hay fútbol. Y llueve mucho fuera, más allá de sus paredes de gotelé ochentero. Además, no hay nada que hacer. Los amigos de Paquito tienen comidas familiares, vacaciones o fiebre; y sus compañeros de piso están en el pueblo. Ha llegado la tarde y aún está en pijama. Las perspectivas vespertinas no podrían ser peores para Paquito. Lee el resto de esta entrada

LA ‘HAPPY HOUR’ DEL JUBILADO SON LAS 16.30

El otro día fui a la sesión de las 16.30 de una sala céntrica de mi ciudad. Y no es muy habitual que se cumpla ninguno de esos dos  factores cuando salgo a ver una peli (hora intempestiva + salas diminutas = me voy a una megasala de las afueras con pantallones y posibilidad de piernas estiradas). De hecho, si no me queda más remedio quedesplazarme al centro sólo hay un cine al que acepto (más…)