PAREJAS DE CINE // Los góticos

Unos novios góticos van siempre al cine a la última sesión; la 1 de la mañana es una hora oscura y demoníaca que les ayuda a estar en tensión. Además, siendo tan tarde hay menos gente por la calle de modo que es más posible que alguien les atraque y les clave una navaja (o daga, como ellos prefieren llamarla) y así haya tragedia y sangre. Nunca ven comedias románticas. Odian las sonrisas y a Sandra Bullock. Un cinéfilo gótico se sabe todas las películas de la saga Underworld de memoria y cuántos actores han hecho de Drácula. Si tienes algún amigo gótico y quieres putearlo ponle Mary Poppins: vomitará sin remedio. Por otro lado, existe la creencia equivocada de que un gótico sólo disfruta con películas de vampiros, asesinos en serie y gore oscurantista. No es cierto: les basta con que acaben mal. Ellos, de hecho, lloran al revés. Con Titanic les saltan tristes lagrimones durante la primera hora y media, se comienzan a calmar con el hundimiento y cuando muere Jack están ya exultantes (ése que dijo “¡muere, cabrón!” en la sala de cine era un gótico, por si no lo sabías).

Los novios góticos adoran ir al cine porque así están a oscuras. Si llegan demasiado pronto a la sala entran rápidamente para no tener que seguir soportando a esos niños felices que se tiran gominolas mientras esperan a ver El gato con botas. Así, tras adquirir su entrada para El gato destripado compran palomitas (las prefieren viejas, secas y sin sal) y les añaden tinta de calamar en polvo para que sean negras. Antes les añadían un colorante rojo para que tuviesen aspecto sangriento pero el sabor era dulce y eso les ponía contentos, de modo que tuvieron que cambiar al calamar. Cuando empiezan los tráilers se meten debajo de sus asientos para no ver anuncios de películas infantiles o comedias con gente riendo, abrazos y colorines. En la penumbra de su escondite recitan frases del Apocalipsis, el único libro de la Biblia que han leído. De hecho, no les gustó La pasión de Cristo porque al final resucitaba.

Transcripción de la conversación de unos novios góticos antes de ver El gato destripado:

ÉL: Sal, que ya han muerto los tráilers. (La novia sale de debajo del asiento)

ELLA: ¡Que potra! Me he hecho un corte al agacharme. ¿Crees que puedo desangrarme y partir hacia el Hades de inmediato?

ÉL: Lo dudo. La última vez que nos cortamos las venas hubo mucha más sangre y no nos morimos ni nada.

ELLA: Es verdad…

(Se besan con sus labios negros mientras se clavan mutuamente agujas de coser para que sea una experiencia dolorosa)

ÉL: Estoy tan deprimido, amada mía…

ELLA: Qué suerte. ¿Por qué, amado?

ÉL: El otro día me dijeron que lo del bulto en mi brazo no era un tumor.

ELLA: Es una putada pero…

ÉL: ¿Pero qué?

ELLA: Pues que siempre quieres morirte sin mí, Mortimer. Y estoy harta. Eres un egoísta; lo nuestro no va a ningún sitio. Me voy a suicidar. Y mataré antes a mis vecinos -esos que siempre saludan- y crucificaré a mi perro.

ÉL: Pero es que no me comprendes, Barbarissa querida. No entiendes la desesperación de mi alma -negra- por cada minuto que debo pasar en esta tierra de luz y color antes de partir hacia la muerte eterna. Entiende que vivo en un mundo que no es el mío. El otro día, por ejemplo, viendo en Youtube degollaciones y misas negras se me coló el video de un tipo que creía que hablaba de sus experiencias satánicas y se puso a contar chistes. Me engañó el atuendo negro de ese tal Eugenio. Casi me río y todo.

ELLA: ¿Y tú crees que a mí no me acechan también las alegrías? Pero pienso en ti y sé que en algún momento el destino nos tiene preparadas multitud de desgracias y horrendos sufrimientos. Ésa es mi esperanza. Y quiero vivir todo eso a tu oscura sombra.

ÉL: Quizás tengas razón. No sé…Pero tú al menos tienes la regla y eso…Yo casi no he perdido sangre en mi vida. Tuve que dejar de ir a donar porque me enteré que era para salvar vidas. Con lo buen cliente que yo era. Una vez haste me dejaron llevarme una bolsa de sangre podrida a mi casa.

(Empieza la película)

ÉL: Entonces, el gato muere al final seguro, ¿no?

ELLA: Amado Mortimer, la peli se llama El gato destripado

ÉL: Ya, pero la última vez que me fié de ti los protagonistas se casaban y tenían hijos y todo.

ELLA: Pero a la chica al final la atropellaba un camión.

ÉL: Y ni siquiera se veían sangre o vísceras tras el impacto. Además, tanto beso sin agujas ni nada…y tanto niño…si los hubiesen sacrificado en un altar pagano o algo así hubiese sido distinto, claro.

(Alguien de la fila de atrás pide silencio)

ÉL: (Gritando mientras trata de cortarse las venas con la pajita de la Coca-cola) ¡¡¡Eso desearía yo, el silencio de la muerte, el descanso del cementerio, impregnarme de olor a lápida y gusanos!!! ¡Oh, podredumbre ¿por qué me evitas?!

(Se oye a alguien detrás diciendo “este tío es gilipollas” y a otro que vocifera “¡siéntate, pijooo!”) 

ÉL: (Se sienta) Está visto que aquí nadie aprecia el drama de un ser sufriente.

ELLA: A mí siempre me darás pena, amado.

ÉL: ¿Y asco?

ELLA: También asco, como una cabalgata de reyes o un árbol de navidad.

(Tras mirarse en la oscuridad de la sala con desprecio mutuo se besan y agujerean los rostros con pasión gótica)

Próxima entrega: Los novios de provincias.

Anuncios

Publicado el 19 diciembre, 2011 en RELATOS SIMPLES y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. El pasado sábado fui al cine a la sesión “gótica” y doy fe de todo lo que se ha escrito! Menuda pareja sin par! Aunque me asalta la duda: si te gusta mucho, mucho Tim Burton también entras en el pack gótico?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: