LOS GOONIES, de Richard Donner (1985)

Cartel del estreno en España de 'Los Goonies'. (Credits to mundofotos.net)

Sé que para muchos simples hablar de Los Goonies es tocarles la fibra sensible. Recordar los sueños aventureros que esta película despertó en aquellos que la disfrutaron en su infancia afecta a zonas de la memoria de lágrima fácil. Verla de nuevo hace presente el paso de los años y la lejanía de una época que no volverá ya nunca. La de las tardes de jugar a fútbol con bocadillos de mantequilla con azúcar o con mermelada; la de los emocionantes días de reyes; la de los playmobil y los ‘yiyous’; la de la ilusión por descubrir tesoros y la de las ansias por investigar misterios después de leer un libro de Los Cinco… Otros -esto va a ser muy duro para algunos- no saben lo que son Los Goonies. Lo sé, ¡qué asco de niñez! Si hay alguien que a esta atrocidad le suma no haber visto Oliver y Benji y no tener pueblo, son carne de psicólogo para años. Pero como todo tiene solución en esta vida, no es demasiado tarde para descubrir esta obra maestra de lo simple si se tiene un espíritu jovial .

La historia es la que quisiera haber vivido cualquier niño: Un grupo de amigos que viven en un barrio que va a ser demolido para poner un campo de golf descubre el mapa de un antiguo tesoro. Con el objetivo de salvar a sus familias del desalojo se lanzan en la búsqueda de las riquezas escondidas por el pirata Willy ‘El Tuerto’ sin saber las pruebas que tendrán que superar en el camino.

lg2

El mapa de Jack "El Tuerto" embarcará a los Goonies en una emocionante aventura. (Credits to themoviedb.org)

Steven Spielberg, autor de la idea original, confió el libreto al guionista Chris Columbus, que le había dado muy buen resultado con Gremlins. Sobre Columbus hay un mantra intelectualoide en el mundillo cinéfilo -que me parece injusto- basado en la acusación de que únicamente sabe hacer películas familiares sin chicha. Me opongo enérgicamente a esta consideración. Defiendo la teoría de que el cine es para todas las edades. Nuestra sensibilidad varía de acuerdo con nuestro envejecimiento y en la etapa pueril somos más básicos que una patata. Existen historias en la niñez que se convierten en experiencias que nunca olvidarás porque saben alcanzar el corazón simplísimo del infante. Y tiene mucho mérito conseguirlo, sobre todo en los años de la preadolescencia; años en que el mundo cambia y ya no nos valen los dibujos animados. Es a ese espectro de público al que van destinados muchos de los films en los que Columbus ha participado. Por eso creo con firmeza que despreciar al tipo que escribió los libretos de Gremlins, Los Goonies y El secreto de la pirámide y que dirigió Sra. Doubtfire y las dos primeras partes de Solo en casaes propio de pedantes irredentos. Dichos films tienen la profundidad que necesita el público al que va dirigido. Algunos parece que  sólo ven calidad en el cine que aprecian a partir de los treinta. No  puede ser así. Uno se enamora del cine en la niñez con historias como las que ha contado Columbus. Y el mérito de hacer crecer nuevas hornadas de cinéfilos es suyo, no de Kiarostami o de Polanski.

lg3

John Matuszak se tuvo que someter a un largo proceso de maquillaje para interpretar a Sloth. (Credits to cinemaedebate.files.wordpress.com)

Para sentarse en la silla del mandamás, Spielberg eligió a un auténtico campeón de lo simple. Si digo Richard Donner, muchos se encojerán de brazos. Su rostro cambiará de expresión si aclaro que es el cineasta responsable de la primera peli que se hizo de Superman, de la saga Arma letal, de la estupenda La profecía y de las entretenidísimas Maverick y Conspiración. De la combinación Donner-Columbus tenía que salir algo, por lo menos, distraído. La capacidad de ambos para hacer films sencillos que no buscan más que el puro entretenimiento es reseñable. En este caso, además de servir de entretenimiento para los adultos, consiguen conectar con las fantasías heroicas del público infantil-adolescente de un modo absoluto. El clima conseguido por la cinta extrae de la audiencia su la total dedicación de sus sentidos a lo que sucede en la pantalla a través de una narrativa que mezcla con inteligencia aventura, misterio y humor. Ese trío de factores repartidos a partes iguales se traduce en la manufactura de un producto ideal para cualquier tarde aburrida, en un DVD/Blu-ray indispensable en toda videoteca.

lg4

El equipo principal de 'Los Goonies' se reunió en 2009 para celebrar el 20 aniversario de la revista Empire. (De izq a der.) Jonathan Ke Quan, Josh Brolin, Steven Spielberg, Sean Astin (debajo de Spielberg), Martha Plimpton, Corey Feldman, Richard Donner, Kerri Green (con pantalón negro) y Jeff Cohen (junto a Green).

Los personajes que protagonizan Los Goonies son otro de los grandes aciertos de la peli. No tanto por los dos hermanos protagonistas -unos jovencísimos Josh Brolin y Sean Astin (el Sam de la saga de El Señor de los anillos) que hacen un trabajo correctísimo- sino por los cachondos secundarios que los rodean. Ningún fan podrá olvidar a Data (Jonathan Ke Quan), el inventorcillo del grupo, a Gordi (Jeff Cohen), el rechoncho patoso, ni mucho menos a uno de los personajes más entrañables para muchos treintañeros de hoy: Sloth, un muy maquillado John Matuszak. Tampoco pasa desapercibida la malvada parentela de Sloth, los Fratelli, un clan de delincuentes encabezados por la madre, una espléndida Anne Ramsey.

Se sea fan o no, Los Goonies es de obligado visionado para el cinéfilo simple. Los que ya se la han tragado en multitud de ocasiones en su niñez no tendrán problema alguno en gozársela de nuevo. Los que no lo hayan hecho, tendrán la ocasión de recordar sus sueños de colegio, las hazañas imaginarias en las que se veían envueltos cada vez que representaban una lucha de espadachines con sus playmobil o las gamberradas perpetradas con su grupete de amigos con los que daban vueltas por el pueblo en verano. Nunca se es lo suficientemente viejo para acercarse a esta película y dejarse llevar por el indómito espíritu de dos eternos peterpanes: Spielberg y Columbus. Y si se tiene hijos en la edad apropiada, este film es un regalo que recordarán con cariño durante toda su vida. Sin duda.

PD: Os paso primero un enlace al video que se rodó durante la sesión fotográfica de Empire. Muy divertido (Es en inglés sin subtítulos, eso sí).  Os paso el trailer también en inglés, pues no es posible encontrarlo en español y por último, ya en castellano, la famosa escena de Sloth y Gordi y la chocolatina (sólo para los que ya hayan visto la peli, claro).


http://www.empireonline.com/20/goonies-reunion-video/

(Credits to FilmTrailersChannel & maynard233)

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 4 julio, 2011 en NOTICIAS SIMPLES y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: