LA GRAN EVASIÓN, de John Sturges (1963)

CLGE

Cartel del estreno en España de 'La gran evasión'. (Credits to Bibliocriptana)

Si uno se propusiese diseñar un modelo de cómo debería ser una película de simpleza mayúscula y de resultado inigualable seguramente debería utilizar La gran evasión como plantilla. Para los que no la conozcan, la explico en pocas palabras: un grupo de soldados, prisioneros de los nazis, elaboran un complejo plan para escapar todos a la vez del campo en el que están recluidos. Si esta pequeña sinopsis no es suficiente para que el que no haya visto esta joya de lo simple ponga el Jdownloader a echar humo, no creo que nada que vaya a decir a continuación lo consiga.

Nunca olvidaré la primera vez que vi este maravilloso film de John Sturges basado, por cierto, en una historia real. Poneos en situación: un crío de unos nueve años; un sábado por la tarde -de cuando echaban pelis clásicas después del telediario- compartiendo sofá con un padre emocionado por la que han puesto ese día y que le trata de explicar a su hijo la de tiros y soldados heroicos que componen la historia. Lo que siguió a continuación fue una experiencia cinéfila que marcó mi imaginación inantil; túneles, pasaportes falsos, bombas, aviones, disparos y un socarrón Steve McQueen pisando el acelerador de una preciosa moto alemana en su huida ¿Qué más necesitaba yo? Las historias que dejan un recuerdo imborrable en nuestra niñez son las que despiertan nuestra imaginación y hacen que, desatada, uno se sitúe en mil batallas épicas, en lugares sólo posibles en la mente de un infante.

Recuerdo que, como a mi madre no le gustaba regalarme juguetes que fuesen violentos, mi fusil era un paraguas roñoso. Sin embargo, cuando me ponía a atacar posiciones enemigas -el cuarto de mis hermanas, en realidad- en mi imaginación era el arma más mortífera de la Tierra. La gran evasión conseguía eso de mí, la simpleza absoluta de la inocencia. Ahora, claro está, disfruto de la película de otra forma, porque ya no existe ese ansia por vivir en mis carnes la aventura y no siento el impulso de lanzarme escaleras abajo a los chinos a comprarme un fusil de juguete. Bastante de aventura tiene la vida real. Pero sigue estando en mí la inquebrantable esperanza de encontrar en la próxima peli que vea sensaciones como las que tuve la primera vez que vi La gran evasión.

tge2

Steve McQueen, en una de las escenas más conocidas del film.

Todavía se me ponen los pelos de punta cuando suenan los primeros acordes del tema principal y todavía, al visionar el dvd, me doy cuenta de que, por mucho que lo intente, nunca volveré a ser tan simple como entonces.

PD: Os adjunto a continuación un enlace al famoso tema principal de la película y el trailer original. En Youtube hay un canal dedicado por entero a la peli y a la historia real de los soldados que participaron en la evasión auténtica. Merece la pena echarle un vistazo si te interesa el tema. Puede que el vídeo no se vea en el blog. La causa hay que buscarla en la avaricia de Youtube, que está dejando de compartir para que todos entremos en su web directamente. Basta con pinchar “Ver en Youtube”.

 

Tema principal de \’La gran evasión\’, de Elmer Bernstein

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 14 junio, 2011 en NOTICIAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: