LOS TRES MOSQUETEROS, de George Sidney (1948)

Cartel promocional de 'Los tres mosqueteros'.

Ahora que se aproxima el estreno de la enésima adaptación cinematográfica de la novela de Alejandro Dumas me parece un buen momento para recordar la mejor de todas ellas, la realizada en 1948 por la Metro-Goldwyn-Mayer. Como tantas otras pelis clásicas de aventuras, Los tres mosqueteros trae a mi presente unos recuerdos infantiles cuyo efecto inmediatamente nostálgico viene acentuado por el poco gusto épico que encuentro en el cine de aventuras moderno. En la última década lo único que posee el inconfundible sabor del cine de antes es la trilogía de los anillos. Apurando mucho podríamos incluir a Gladiator, aunque con las reticencias propias del que sabe que la brutalidad del film de Ridley Scott no casa del todo con ese molde. ¿Por qué ya no hay directores que quieran rodar algo parecido al film de George Sidney? Como las ‘meigas’, haberlos capaces, haylos. Spielberg, cuyo retorno al género con la última de Indiana Jones fue todo un fiasco artístico -que no comercial- o los Wachowski tienen talento probado para ello, por ejemplo. Además, ni si quiera hay que ser un gran cineasta. De hecho, un tipo del montón como Sidney -las más destacables de su filmografía son, junto a Los tres mosqueteros, Levando anclas y Scaramouche– lo hizo. Basta con encargarle el libreto a alguien competente, saber dónde poner la cámara, contratar a unos buenos actores y no dejar el montaje en manos de alguien de la MTV.

Cuando hablamos del cine de aventuras la clave está en el espíritu con que se ruede. Si lo que hay detrás del proyecto es un director amaestrado por el montaje videoclipero y el gusto zafio de un Michael Bay o un Roland Emmerich, lo que se estrenará en los cines serán aberraciones como el último Conan. Si lo que hay escondida en la pluma del guionista, la visión del director, los ojos del director de fotografía y las manos del montador es un alma cinematográfica infantil, entonces disfrutaremos de algo como El señor de los anillos o, sin ir más lejos, la cinta que hoy analizamos.

D'Artagnan y los mosqueteros tratarán de acabar con el complot de Richelieu.

Uno de los éxitos reseñables de este film es responsabilidad del guionista Robert Ardrey, que sabe identificar los puntos clave de la estructura dramática de la novela de Dumas y los propone para que, alrededor de ellos, Sidney y los coreógrafos diseñen unas peleas de espadas espectaculares, casi musicales. No en vano, gran parte de dichas secuencias están diseñadas por su protagonista, el actor, director y bailarín Gene Kelly, aunténtica estrella del film. Kelly consigue darle a Los tres mosqueteros un toque cómico que no daña en absoluto la épica de su argumento, además de dotar a sus mandobles de un estilo de saltimbanqui realmente innovador para el momento en que se filmó la película. La dosis de esgrima va acompañada de la partitura de Albert Sendrey que, utilizando a Tchaikovsky, sabe adaptarse a los distintos estilos de la historia. Es divertida, rápida, lenta, sinfónica y ténue cuando debe serlo y siempre potencia lo que la pantalla nos muestra. La dirección artística, el vestuario, los efectos especiales… Todo es una fiesta de colores chillones que iluminan la pantalla, una gran explosión de fuegos artificiales que no cesa hasta los títulos de crédito.

Lana Turner brilla en su interpretación de Lady de Winter.

Como ya hemos apuntado con Kelly, el reparto es de aúpa. Como la malvada Lady de Winter, aparece la atractivísima Lana Turner -¡Señor, qué mujer!- mostrando la diferencia que hay entre una actriz y una estrella de Hollywood en cada una de sus maquiavélicas miradas y de sus arrebatadoras sonrisas. También están fantásticos Van Heflin -el eterno secundario- como el torturado Athos, la casi olvidada June Allyson como Constance y en el papel del cardenal Richelieu Vincent Price, durante muchos años encasillado en papeles de malo. Para los que no la hayan visto la película ofrece, además, la posibilidad de ver en acción a una jovencísima Angela Lansbury -la detectivesca escritora de Se ha escrito un crimen– como Ana, la reina consorte de Francia.

Lo bueno de los clásicos es que nunca envejecen porque, además de la imperecedera calidad que atesoran, están asociados en nuestra disquetera cinéfila al momento en que los vimos, que suele coincidir con la infancia. Como ocurrió con muchas otras, estoy convencido de que el VHS de mi salón se cansó de pasar la cinta de Los tres mosqueteros una y otra vez y otra y otra y otra… Espero que en un futuro todavía haya productores, guionistas ydirectores capaces de hacer películas como ésta para que, si Dios me da hijos, éstos puedan disfrutar tanto como lo hicimos en mi casa mis hermanas y yo con los sablazos de Gene Kelly y sus compinches.

PD: Adjunto un enlace al tráiler original de la peli (YouTube no deja publicarlo fuera de su página), dos videos de Los tres mosqueteros con dos de las mejores peleas de espadachines de la historia del cine y, como regalo, una ingeniosa mezcla del sonido del tráiler de la nueva versión e imágenes de la cinta de Sidney. Muy chulo. Lo recomiendo vivamente.

Enlace a tráiler original: http://www.youtube.com/watch?v=PRl_cAeWm_M

 

Vídeos de espadachines

(Credits to arcFordPrefect)

 

Mix de tráilers

(Credits to ShootEvrythg)

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 31 agosto, 2011 en NOTICIAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: