Archivo del sitio

AMERICAN HISTORY X, de Tony Kaye (1998)

ahx

Cartel del estreno de 'American History X' en España.

Uno está harto de directores con vocación de predicadores del drama social que se aturullan con argumentos soporíferos y extrañas  decisiones técnicas. En el cine español pasa mucho. Determinados autores confunden con cansina costumbre la profundidad de guión con la plomiza exposición de su visión particular de los problemas sociales de la posmodernidad. Para hablar  de la violencia, el racismo, el paro, la trata de blancas o de cualquier espinosa cuestión sobre la que quieran poner delante una cámara muchos acaban filmando peñazos inacabables porque se olvidan de lo más importante: la historia. La clave de toda película es siempre esa. El guionista debe preguntarse con sinceridad si tiene algo que contar o sólo está empeñado en hablar del sida o la inmigración porque sí. Y responderá que sí cuando tenga entre las manos algo parecido a American History X. Lee el resto de esta entrada

Anuncios