Archivo del sitio

TIEMPOS MODERNOS, de Charles Chaplin (1936)

Sólo los intelectualoides coñazo son incapaces de reconocer que el paso del tiempo en el modo de hacer cine cambia las sensibilidades de las generaciones de cinéfilos que se suceden una tras otra. A los espectadores que se sientan hoy en las salas de cine les han relatado historias de una manera distinta a la de sus abuelos. No puede pretenderse de una sociedad más pausada que acostumbraba a consumir historias en formato libro y/o formato teatro que viese películas con el ritmo de edición o con la vertiginosidad de los movimientos de cámara a los que hoy estamos habituados. Somos hijos de una tradición cinematográfica bisnieta de aquella, por lo que los cánones audiovisuales de hace más de cincuenta años no suelen ser de nuestro gusto. Por resumirlo en una frase: El cine clásico nos resulta lento. Por eso es tan sorprendente ver Tiempos modernos en el siglo XXI y no aburrirse en transcurso de los 89 minutos que dura. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

SEPTIEMBRE PARA SIMPLES (PARTE II)

Hollywood acude de nuevo a Dumas para hacer caja en el mes de septiembre.

Tras una primera mitad de mes de muy ecléctico contenido llega un fin de septiembre bien surtido de films para simples poco exigentes. Gángsters, espadachines, humor cutre y, sobre todo, adolescentes enamorados son los ingredientes de los carteles que aparecerán en los luminosos de toda España. Los simples no encontraremos ninguna peli que cambie nuestras vidas pero sí tenemos aseguradas horas de simplísimo divertimento. Además, para los que aspiran a cotas mayores, se aproxima un esperanzador octubre, mes de mucha, mucha enjundia para los amantes de la aventura. Como siempre, pasen y lean: Lee el resto de esta entrada

TOP TEN: Pelis de instituto americano

John Hughes reinventó un género que perdura hasta hoy con films como 'El club de los cinco'.

Los simples presumimos de ciertos gustos cinematográficos que en otros foros sobre el séptimo arte serían motivo de guasa. Pero lo bueno de ser simple es que se posee una libertad de expresión cinéfila exenta de prejuicios intelectualoides que a otros les cortan las alas. También existen simples reprimidos que debieran hacer públicos sus auténticos sentimientos respecto de los films que aman en secreto. Y no se atreven quizás por costumbre o por miedo a las críticas de sus colegas gapafastas que sólo ven cine ‘indie’ y que consideran como lo único bueno que se hecho desde la ‘nouvelle vague’ lo que sale de las mentes de Kiarostami o Medem. Por empezar con un top ten que ponga nerviosos a los más pedantes me he decidido con el de las diez mejores pelis ambientadas en la ‘adolescéntica’ época  del instituto. Sé que cada uno tendremos nuestra propia selección así que no espero una comunión absoluta con mi lista. Pero para eso andamos por estos lares, para debatir. Éste es mi top ten: Lee el resto de esta entrada

Mi primer VHS: Sopa de ganso.

sg1

Cartel de la exhibición en cines de 'Sopa de ganso'. (Credits to cartelespeliculas.com)

Nunca olvidaré el día en que mi padre volvió un día del trabajo y nos dijo que había comprado “una película”. Yo tendría unos siete años y era consciente de que a nuestra casa había llegado hacía poco un nuevo aparatejo llamado video, aunque a mí me había pasado desapercibido. Obviamente sabía lo que eran las películas -veíamos una después de comer casi todos los sábados y domingos- pero no recuerdo tener tan claro que pudiesen poseerse y verlas siempre que uno quisiera. De la caja gris en que estaba resguardada mi padre sacó una extraña tableta negra con dos ojos -parecida a una cinta de cassette pero más grande, pensé- que llamaba “cinta”. Mis hermanas y yo nos sentamos en el sofá y mi padre se puso a apretar botones con cara de no tener mucha idea de lo que hacía. Después de leer las instrucciones -costumbre de la que yo he renegado concienzudamente- por fin apareció el título de la película con unos números raros debajo y luego un tío Lee el resto de esta entrada