Crítica // EL ÚNICO SUPERVIVIENTE (o una ración de gozosa adrenalina)

1¿Cuántas horas habremos perdido los simples con pelis sonrojantes sobre comandos y operaciones militares? Un servidor, al menos, muchas. Estos días, sin embargo, los amantes del género bélico podemos gastarnos los duros sin remordimientos con El único superviviente, de Peter Berg; una estupenda descarga de adrenalina a base de sangre, honor marcial y mucha, muchísima munición.

Los primeros fotogramas del filme muestran con claridad las intenciones dramáticas del director estadounidense, que utiliza el estilo polvoriento y tosco de En tierra hostil sin meterse en las cuestiones políticas que encontramos también en Green Zone: Distrito protegido o Lágrimas del sol. Berg ha manufacturado una historia guerrera sobre la fraternidad como valor supremo del soldado; lo que tan panfletariamente presentó Acto de valor, en El único supeviviente funciona por la superioridad técnica de su fotografía y su montaje, una puesta en escena a ras de suelo, y un casting que personaliza aquello que pretende transmitir el autor.

9Puede que se hayan realizado ciertas concesiones narrativas que hagan más cinematográficas las desventuras de los protagonistas (o, siendo sinceros, más típicas del emotivismo yanqui) pero esta es una obra redonda en el cumplimiento de sus objetivos (y no es que sean superficiales, es que son sencillos). El cineasta neoyorquino la cuenta con mucha inteligencia: escapa de grandes planos y harengas roñosas, concentrándose en los planos cortos, la cámara al hombro -pegada al marine de turno-, el diálogo como reacción al infierno que envuelve a los personajes y un espléndido trabajo de sonido.

2Aquellos que exijan a El único superviviente (título spóiler, por cierto, la madre que los parió) algo más allá de lo expuesto se equivocan por completo con esta película, la mejor cinta de acción bélica desde Black Hawk derribado en opinión de un servidor; eso sí, no es apta para antiamericanos de salón ni para exegetas del rifle y sus destrezas.

PD: Gran acierto con el reparto; un Mark Wahlberg decente, un correctísimo Emile Hirsch, el Taylor Kitsch que esperábamos de una maldita vez los seguidores de la minusvalorada serie Friday Night Lights, y un espléndido Ben Foster.

Tráiler

Anuncios

Publicado el 4 enero, 2014 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: