Crítica // CAPITÁN PHILLIPS (o la melodía de la tensión)

930353 - Captain PhillipsComo ya he dicho en alguna ocasión, Paul Greengrass es de los directores que no falla. Si bien nunca ha alcanzado la matrícula de honor resulta una obviedad que ha olvidado hace ya tiempo qué es bajar del notable. Como hemos podido comprobar los fans de la saga Bourne, el autor de las solidísimas Bloody Sunday y United 93, -y de la menor, aunque muy apreciable, Green Zone: Espacio protegido– sabe mejor que nadie cómo pasar de la realidad a la ficción sin chamuscarse en el intento. Hago esta aclaración porque, excepto la flojilla Extraña petición y el consabido paréntesis bourneano, Greengrass -que antes de dedicarse a la ficción fue documentalista- basa todas sus películas en historias reales.

En Capitán Phillips hallamos los dos polos que sustentan el relato tipo del cineasta británico: la narración trepidante del hecho superficial y la aproximación íntima al drama particular. Así, la cadencia de la historia resulta la idónea para tener al espectador entretenido con el desarrollo de los acontecimientos que la hacen avanzar mientras estos hacen mella en los personajes que los protagonizan hasta llevarlos al extremo; en esta ocasión, Phillips y el cabecilla de los piratas.

Tom HanksLas armas que aúpan esta cinta hasta el ocho son el esqueleto de su guión (aunque más adelante veremos en qué falla este), la portentosa interpretación de Tom Hanks, la frenética -en su sentido más positivo- fotografía de Barry Ackroyd y, fundamentalmente, el montaje de Christopher Rouse. El colaborador habitual del director inglés vuelve a dar con la tecla y reclama para este año una plaza entre los nominados al Oscar.

No obstante, la peli tiene un pero: en el balanceo entre acción e intimidad, la segunda le impide llegar al sobresaliente. Al terminar de verla uno tiene la sensación de no haber conocido lo suficiente a Phillips como para sentirse herido con su angustia, y aún más a los secuestradores, como para comulgar con su drama (sin llegar a justificar sus violencias; siempre diré que el relativismo no tiene nada de relativo). Además, un autor tan comprometido socialmente como el británico debería haber sintonizado mejor la antena de la denuncia que encontramos en sus obras anteriores para no dejarla en un sucinto apunte tan olvidable como peligrosamente pesimista (por poco explorado, ojo).

6Nada más que añadir, excepto que Capitán Phillips es uno de los títulos imprescindibles de este 2013 (por lo que he visto hasta ahora, me queda todavía muchísimo por escrutar), de modo que todo aquel que se considere un cinéfilo simple no debe dejar pasarla. En definitiva, un gustazo cinemático con la cojera de no haber alcanzado la profundidad que la hubiera situado en cotas más altas.

PD: Por cierto, para los más futboleros, Greengrass está preparando un documental sobre el Barça. Ya os iré informando en lo sucesivo. Saludos simples.

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 4 diciembre, 2013 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: