Crítica // THE MASTER (o cómo unos personajes pueden interesar tanto y su historia tan poco)

the-master-philip-seymour-hoffman-joaquin-phoenix-amy-adamsThe master es una extraña experiencia. Finiquitado su visionado, uno se descubre tan impactado por las tremendas interpretaciones de su trío protagonista como absolutamente indiferente ante la historia en que estaban involucrados. A un servidor, lo extravagante y mongoloide de la trama sectárea le ha alejado del relato de forma irremisible; al mismo tiempo, el sesudo sustrato del significado vivencial del protagonista en sí mismo es de lo mejor que se puede extraer de un film en el que apasionan sus partes aunque el conjunto sea demasiado obtuso y demasiado críptico para que un simple pueda gozárselo.

Al respecto de la anterior peli de Paul Thomas Anderson, There will be blood, el crítico Todd McCarthy, de la revista Variety, señaló en su estreno que marcaba “un significante nuevo rumbo” en el trabajo de su autor; rumbo que ha seguido con The master, y que provoca en un servidor una confluencia de sensaciones contrapuestas.

The-Master-2-310x420Por un lado, el cineasta y guionista californiano logra elevar el subtexto del personaje principal al terreno de la metáfora existencial: Anderson consigue incrustar en Freddie Quell la infructuosa búsqueda de todo ser humano del lugar, las circunstancias y la compañía que le hagan sentirse plenamente feliz. Por otro, hallamos una desconcertante simbiosis entre montaje y guión que dota a la película de una estructura por momentos ininteligible, cuya lógica interna escapa a la percepción del espectador medio. Como todos sabréis a estas alturas, aunque sea un simple no me considero estúpido; pero me queda por descubrir si mi desafección hacia el relato procede de esa niebla narrativa que vertebra a la peli o si dicha niebla es solo producto de mi incapacidad para identificar y comprender las claves diseminadas por Anderson en su narración.

Muchos de los diálogos de la cinta poseen el genio propio del mismo tipo que dirigió la obra maestra que es Magnolia y que hurga como pocos en la psique excéntrica de los inadaptados sociales. Es de subrayar también la sobresaliente labor de Mihai Malaimare Jr. en la dirección de fotografía y la contundente y desasosegante banda sonora de Jonny Greenwood.

the-master-film (9)Recitadas por los monstruos de la interpretación que han participado en la película, las frases del libreto de Anderson adquieren una fuerza aún mayor. Joaquin Phoenix roza lo sublime, aunque uno tiene la tentación de restarle un punto a la valía de su interpretación porque el tipo está casi tan grillado como su personaje. Philip Seymour Hoffman, como uno de los mejores actores habidos y por haber que es, clava su papel de visionario pseudoprofeta totalmente pirado; y la interpretación de Amy Adams, en uno de los personajes más oscuros y terroríficos que recuerdo, acojona; la locura que logra transmitir es la más psicopática y terrible de todas.

The master merece ser vista y apreciada por lo que logra transmitir, aunque esa transmisión la entrecorten interferencias estructurales; quizás por ello, el trayecto en que nos embarca Anderson no se comprenda ni se disfrute todo lo esperado. Al menos, los compañeros de vagón son de lo más interesante.

Anuncios

Publicado el 5 febrero, 2013 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Esta es de obligado visionada. Al menos para mi. Aunque tendrá que esperar porque mi lista es muuuuy larga…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: