Crítica // LAS SESIONES (o la tierna -aunque no todo lo grande que debió ser- historia de Mark O’ Brien)

lassesionesvffvdsedEn unos años, los que hayan visto Las sesiones apenas la recordarán; de lo que no tengo dudas es de que en los 98 minutos que dura habrán disfrutado de una narración sincera y agradable aderezada con instantes ferozmente tiernos, una interpretación de sobresaliente, otra de matrícula de honor y un resabor a honestidad de lo más refrescante. El film de Ben Lewin no es inolvidable; el Mark O’ Brien de John Hawkes sí lo es.

La historia de la iniciación sexual del citado O’ Brien, aunque vanaliza el acto carnal en demasiadas ocasiones, tiene el acierto de presentarlo con suma naturalidad, desprovisto de los artificios que le son propios al cine yanqui y alejado sanamente de la sensibilidad pornográfica de la posmodernidad. Sin embargo, el prisma ideológico que subyace en la redacción de Lewin deforma un tanto el sexo hasta dibujarlo como poco más que un intercambio de fluidos en el que se disocia a la persona de su genitalidad; pero la realidad del asunto hace sucumbir indefectiblemente a los personajes e incluso al mismo director. Hay pocas cosas que toquen más profundamente a la persona humana que el sexo.

118763_baEl film, no obstante, está narrado con cariño por su autor y mantiene un estupendo tono tragicómico en todo su metraje. Sortea con habilidad ciertos clichés del cine sobre la discapacidad y nunca se abandona a la ñoñería ni el melodramatismo. Pero donde está su acierto se halla también su error; huyendo de los lugares comunes del monjilismo moralista cae en los brazos de cierto progresismo trasnochado, regado de topicazos sobre la religión. Una pena, en este sentido, que el personaje del cura sea tan plano, por mucho empeño que le ponga el siempre acertado William H. Macy.

Todo lo contrario sucede con el personaje de O’ Brien, agudamente escrito por Lewin y magistralmente interpretado por Hawkes, que lo sitúa -lejos del histerismo o el buenismo- en un plano de entrañable normalidad, sin llegar a convertirlo en el tullido dicharachero que otros hubieran elegido por falta de talento. En lugar de un memo graciosín, el actor de Minnesota nos regala a un tipo con el que uno se tomaría una cerveza y haría chistes sobre las paraolimpiadas. Helen Hunt, un poco por debajo de Hawkes, es pura inteligencia al interpretar; no se complica ni es histriónica, rebosa sencillez y dulzura. Por ello resulta tan lastimoso que una mujer de su belleza y expresividad se haya metido esa cantidad innecesaria de botox en la cara o lo que coño sea que se ha hecho.

lassesionesvffedLas sesiones es una buena peli lastrada y engrandecida a partes iguales por sus aspiraciones de andar por casa. Merece la pena, pero uno debe sentarse en la butaca del cine sin prejuicios y con el intelecto afilado. Doy por hecho que la sensibilidad en un espectador de esta clase de cine va de suyo.

PD: ¿Por qué la minitrama pseudoamorosa de la cuidadora de O’ Brien y el tío del motel? ¿Por que se plantea si no va a ningún sitio?

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 4 enero, 2013 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. yo la vere el jueves , tenia miedo de que la hubieran quitado , pero parece que han decidido mantenerla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: