Crítica // EN LA CASA (o la inverosímil historia de un pirado, dos amargados y tres idiotas)

Como a todo hijo de vecino, me incomoda quedar como un estúpido; y lo que es aún peor, descubrirme como tal por escrito. Es por eso que he dudado a la hora de escribir esta crítica, estando así a punto de tirar por la borda toda una trayectoria de cinéfilo simple (ya sabéis que avergonzarse de la propia opinión sobre una peli es lo peor que puede hacer uno que se considere como tal).

Es fácil ir a contracorriente cuando uno debate sobre cine de épocas pasadas, pues las justificaciones están más a mano, pero cuando hablamos de cine actual, la percepción mayoritaria es un monstruo gritón que abruma al más pintado. Así que allá voy: para un servidor, En la casa -que me ha entretenido, no lo negaré- es la mayor tomadura de pelo del año fílmico, una de las peores cosas que puede ser una película: inverosímil.

En primer lugar, considero esencial aclarar el concepto de verosimilitud en el cine de modo que se entienda mi parecer al respecto del film de François Ozon. La clave está en comprender que lo verosímil de los sucesos y comportamientos observados no debe considerarse siempre desde lo que lo sería en una circunstancia real sino al amparo de las reglas del género del film en cuestión.

Obviamente, no es verosímil que hace muchos, muchos años, en una galaxia muy lejana existieran unos tipos con sables de luces coloreadas, pero La guerra de las galaxias es una peli de ciencia ficción; lo necesariamente verosímil es el desarrollo de los acontecimientos dentro de la lógica de ese género y el comportamiento de sus personajes. Lo mismo podría decirse de films de aventuras como En busca del arca perdida; ó de terror, como Drácula de Bram Stoker; ó de acción, como Jungla de cristal. Todos los palos que engloban esa clase de películas conforman, a grandes rasgos, lo que se ha convenido en llamar “cine de género”.

Ahora bien, cuando estamos ante un drama, el modo de actuar de los personajes -aún tratándose de ficción- debe ser lógicamente humano, entendible, alejado de la trampa y justificado por guionista y director (dada la naturaleza de esta crítica, me voy a ver obligado a spoilear ciertos momentos sustanciales de la peli llegados a este punto, de manera que aquel que no la haya visto y desee hacerlo debería dejar de leer en este msmo instante).

Hay dos puntos de inflexión determinantes en la historia que desacreditan a los acontecimientos sucesivos por inverosímiles. El primero es el robo del examen por parte del profesor, donde la justificación subtextual de esa decisión del personaje radica en que es un maestro amargado tras años de clases insulsas, indiferentes a la literatura y faltas de talento -amén de un autor fracasado- que ha encontrado, por fin, a un alumno brillante y no quiere deshacerse de esa luz que ha dado un impulso a su aburrida existencia. A mí no me vale eso.

Es inverosímil que cuatro textos (por muy inspiradores que resulten) de un alumno (del que ya ha dudado sobre su estado mental) obliguen a un profesor a mangar el examen de otro colega (por muy frustrado que aquel esté) con todas las implicaciones morales, profesionales y legales que ello conlleva. Sencillamente, al verlo, no me lo he creído. Para que la decisión del personaje me hubiese resultado comprensible, habría necesitado de un ‘background’ de mucho más peso. Un escéptico como Germaine pide una sacudida mayor para movilizarse hacia tamaña decisión.

Menos inverosímil pero tampoco convincente es que el transtornado chaval se liase con la madre del amigo pánfilo; pero puedo pasarlo por alto colgado del finísimo hilo del Xanax y la carrera de arquitectura frustrada. Lo que ya me ha parecido un destarife total es el clímax del film. ¿En serio a alguien le parece verosímil que la señora esposa de Germaine se vengue de la (inventada) mentira de este a Claude sobre la causa de su no paternidad, acostándose con un crío al que ha considerado previamente carne de psiquiátrico? ¿De verdad? ¿No es forzado convertir al amigo en homosexual para que haya un rechazo potente que desencadene la crisis final? ¿No es desproporcionado lo que sucede tras la lectura de la redacción en clase por parte de Rafa? ¿Qué es eso tan terrible que ha hecho Germaine?

Resumiendo, que va siendo hora; lo inverosímil de los momentos clave de la historia hacen imposible que me una al aplauso generalizado de público y crítica a En la casa. Creo haber demostrado que mi negativa no está basada en la soberbia crítica, de modo que si consideráis que la causa motriz de mi opinión es la idiotez, estaré más tranquilo. El cine también es para tontos, gracias a Dios. No obstante, y como ya he señalado anteriormente, esta trabajada pero fallida peli me ha entretenido, así que el cinco pelao lo consigue. A ver qué opináis los que la habéis visto.

Tráiler subtitulado de En la casa

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 25 noviembre, 2012 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Yo no iré a verla así que siento no poder opinar. Aunque mi negación a verla es mi clara opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: