LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, de George Lucas (1977)

La lucha del mal contra el bien es un principio argumental que se ha utilizado en el arte de la narración desde siempre. Sin embargo, la fórmula que eleva el relato al ámbito de lo sublime no es la que reduce su atractivo a un planteamiento puramente maniqueo. No pongo en duda el simple disfrute de las pelis con malos muy malos con cara de malos y de buenos muy buenos con cara de buenos -al que me adhiero con pasión- pero creo que cuando la complejidad del ser humano encuentra su eco en los personajes de un enfrentamiento entre el mal y el bien, desvestir a esas dos fuerzas de su absolutismo mejora el resultado obligatoriamente. Un buen ejemplo es la trilogía más reseñable de la historia del cine, STAR WARS, iniciada en 1977 con su primer título, La guerra de las galaxias. Con sus historias espaciales George Lucas hizo algo mucho más importante que cambiar la industria del cine: regaló a la imaginación de varias generaciones la gran aventura de su niñez.

Lucas construye un relato simple pero inteligentísimo en su ritmo dramático que, amén de ser una tesis doctoral del entretenimiento cinematográfico, apunta una profundidad que confirmarán las continuaciones de la saga, sobre todo El imperio contraataca. A eso contribuye definitivamente la mitología creada por el director estadounidense. El espectador, atrapado en el universo nacido de la imaginación de Lucas se convierte de forma irremediable en uno más de los rebeldes frente al Imperio. Así, el alma del público estará ansiosa hasta el final de la película deseando que Luke Skywalker y Han solo alcancen su objetivo y el Imperio sea derrotado.

Mark Hamill, Carrie Fisher y Harrison Ford.

Desde la épica banda sonora del maestro John Williams a los arcaicos -para entonces revolucionarios- efectos especiales de la peli, no hay nada que sobre en La guerra de las galaxias (ya hablaremos del eterno debate sobre los ewoks en el post de El retorno del Jedi, no os apuréis). A raíz de esta rotunda afirmación muchos pensarán inmediatamente en los ríos de tinta y de lenguaje html que han corrido al respecto del reparto. Lo cierto es que nunca nadie ha puesto en duda las interpretaciones de Harrison Ford o Alec Guiness y muy pocos se han atrevido con Carrie Fisher. El recurrente motivo de mueca cuando se habla del cast de Star Wars es Mark Hamill. En mi opinión, aunque Hamill no posee los registros dramáticos de los grandes, cumple con solvencia sobrada lo exigido por su personaje. El otro debate sobre la calidad del film de Lucas suele hacer referencia a su fotografía. Ahí sí que estoy con los descontentos. No es un desastre, por supuesto, pero muestra una obvia falta de versatilidad.

El Halcón milenario de Han Solo.

Cuando hablamos de un film de culto como éste, cada cual tiene sus caprichos en cuanto a personajes, bichos y aparatos siderales. Si pudiera pedirme para Reyes lo que me diera la gana de Star Wars sería un Halcón Milenario a tamaño natural. Luego, claro, añadiría los sables láser con los que pelean los jedi y los sith, las armas más bonitas jamás fabricadas por mente cinematográfica alguna. Si quedase espacio en la carta incluiría también el casco cegatero que utiliza Luke para entrenar y el atuendo jedi de Obi Wan. Y si tuviera que elegir a un personaje como mi favorito ése sería indudablemente, Han Solo. Además de Solo y sus naturalezas muertas, lo que convierte a este film en algo tan especial para mí es que con él se produjo mi primer enamoramiento fílmico -si obviamos a Marisol-, la princesa Leia (con sus ensaimadas de fallera y todo).

Ahora que lo pienso, no recuerdo cuándo vi por primera vez esta película. Supongo que un día mi padre la pillaría en la tele y la dejaría puesta por mí, ya que a él la ciencia ficción no le hace demasiada gracia. De lo que sí me acuerdo es que, mucho tiempo después descubrí que a aquella maravilla las seguían dos películas que disfruté en casa de uno de los amiguetes de clase (por cierto, que en su casa tenían ¡dos videos! y se grababan las cintas que alquilaban del videoclub). Desde entonces y hasta ahora, mi corazón cinéfilo estará siempre en deuda con Lucas por haber hecho volar mi imaginación cada vez que le doy al play y suena la música de Williams.

Luke Skywalker encontrará a sus androides R2D2 y C3PO junto a Obi Wan.

Los que hemos leído los libros, comprado la trilogía en VHS y DVD y segregamos saliva ante la nueva edición en Blu-ray somos legión, desde luego. Y tenemos una misión muy seria. La cantidad de gente sin infancia que anda por el mundo diciendo tan tranquila que nunca ha visto esta película necesita rápidamente de un amigo o amiga que lo siente a verla (y luego las dos que le siguen) y que así solucione tan grave carencia. No tengo ni un solo muñeco de Star Wars en mi casa, ni un disfraz, ni nada que me convierta en en ultra de la Fuerza. Soy un fan preocupado no sólo por los adultos que no se saben el orden de la trilogía sino, sobre todo por sus hijos, que sufrirán deformaciones cerebrales por culpa de Bob Esponja teniendo a mano La guerra de las galaxias. Cagüen tó.

PD: Adjunto el primer tráiler de la peli de 1977 (en inglés) y otro de poco después. Además, os paso el tema principal interpretado en un concierto de John Williams.


Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 25 octubre, 2011 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. “La cantidad de gente sin infancia que anda por el mundo diciendo tan tranquila que nunca ha visto esta película necesita rápidamente de un amigo o amiga que lo siente a verla”

    Cierto que hay mucho ufano de no haber visto Star Wars, como si fuera una virtud. Supongo que para ellos es muy importante no pertenecer a “la masa” que consume un entretenimiento supuestamente vacío, comercial y sin alma.

    Pero todo cinéfilo que se precie debería dedicarle dos horas a esta película, aunque solo sea por conocer una parte más de la historia del cine. Star Wars no puede ser negada o denostada, ya sólo por el taquillaje que consiguió merece ser, cuando menos, estudiada.

    Y si encima es disfrutada, pues eso que tenemos frente a los que no son capaces de disfrutarla.

  2. ahora no puedo. stop
    luego vuelvo y me extiendo. stop
    preparaos. stop
    si alguien ya ha convencido a la parienta para comprarla tb en bluray que explique cómo porfavor. stop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: