ORIGEN, de Christopher Nolan (2010)

Cartel promocional de ‘Origen’ en USA. 

Ir al cine es un acto puramente religioso cuando se trata de grandes directores. Uno cree en ellos y por eso va a ver sus películas sin importar argumentos o repartos. De ese modo acudí el verano pasado a ver Origen, la última peli de Christopher Nolan y, al terminar la proyección, me encontré sonriendo, emocionado. Hacía bastantes años que no salía tan satisfecho de una sala de cine; estaba exultante. No me interesaba mucho en aquellos momentos -ni ahora tampoco- discutir los pormenores del guión buscando irrelevantes momentos de su metraje en que fallase de forma irrisoria la lógica de la trama diseñada por Nolan. El director británico acababa de regalarme una experiencia cinematográfica inolvidable y las irrelevantes minucias que encontraban aquellos que parece que van al cine a perseguir fantasmas que les amarguen la peli me parecían -y me siguen pareciendo- eso, minucias. Las obras maestras del arte tienen una factura más cercano a lo divino que a lo humano por la belleza que poseen. Por ello, mi recomendación cuando alguien se propone ver una película de la talla de la que hoy nos ocupa es que se sienten en su butaca, sofá o lo que sea, relajen a todo el batallón de prejuicios fílmicos que acumula nuestra mente y esperen únicamente -y ya es mucho a día de hoy- que les cuenten una buena historia. Y Origen es de las mejores jamás contadas.

Nolan da instrucciones a DiCaprio y Page durante el rodaje.

El mérito del guionista y director británico no está sólo en ofrecernos un relato innovador en esta triste época de remakes, secuelas y precuelas donde la originalidad de las tramas proviene de las novelas adaptadas. Nolan construye un sólido edificio argumental -con algún ladrillo un poco flojo, de acuerdo, cinéfilos amargados- que atrapa la atención del espectador con la fiereza del buen cine y lo arrastra a degustar una narración coherente en cada progresión dramática. El público pasa -como los personajes- de un nivel a otro de la exquisita obnuvilación ideada por el genio inglés sin demasiadas complicaciones para entender lo que ve pero con las suficientes dificultades para que todo lo que observa se convierta en un atractivo puzzle que resolver. Pero la grandeza de Origen no está únicamente en la magnificencia de su libreto o en la excelencia del montaje que lo explica sino, sobre todo, en que consigue contarnos una crudísima historia de amor en clave de ciencia ficción. Y el gran logro dentro de ese logro es que resulte mucho más real y, por tanto, cercana que muchas de las pajas mentales que ruedan autores supuestamente profundos adorados por el gafapastismo oficial. No diré nombres pero seguro que muchos simples coincidís conmigo en esta apreciación y estáis pensando en los mismos que yo.

Nolan posa con su mujer en el estreno neoyorquino de ‘Origen’. (Credits to orange.es)

Pocos pueden dudar del talento de Nolan a estas alturas de la película (guiño, guiño). Sobre todo si, además de sentarse en la silla de director, es su pluma la que ha redactado el guión del film en cuestión. Desde la prometedora Following el cineasta británico no ha dejado de sorprender. Su segundo film, Memento, confirmó la genialidad de un tipo que parecía no saber escribir o dirigir historias convencionales. La tercera cinta de su autoría resultó, sin embargo, fallida. Insomnio denotaba la presencia de un autor con buena mano pero lastrado por un pobre guión que, esta vez, no era suyo. Quizás ahí estaba el ‘quid’ de la cuestión. Se resarció después con la estupenda Batman begins y mantuvo el nivel con El truco final. Pero lo mejor estaba por venir. La injustamente apartada de los Oscar El caballero oscuro, donde volvíamos a ver a un Nolan gigantesco precedió a Origen; la que es, desde mi punto de vista, la mejor película de su carrera.

Digo que es la mejor de la filmografía del cineasta inglés y no es él el único responsable de que así sea. Los aderezos técnicos de la cinta son de mucho, mucho nivel. Empezando por el ya comentado montaje -sin duda, vigilado por Nolan- de Lee Smith, genial en cuanto que permite seguir el hilo argumental hilvanado por el guión y continuando por la rocambolesca y frenética fotografía de Wally Pfister (magistral, por ejemplo, en la escena en que el personaje de Joseph Gordon-Levitt pelea con una de las proyecciones en el pasillo de un hotel), el film en conjunto es toda una experiencia para los sentidos. No les va a la zaga la ecléctica banda sonora de Hans Zimmer, uno de los mejores compositores de la historia del cine. A él debemos, entre otras, las partituras de El rey león, La roca, Mejor…Imposible, La delgada línea roja, Gladiator o la más reciente Sherlock Holmes. Y qué decir de la deslumbrante imaginación de los directores artísticos Luke Freeborn, Brad Ricker y Dean Wolcott. Una delicia de colores, formas y surrealismo onírico que te deja sin habla.

Cotillard y DiCaprio, en una escena del film.

A pesar del enorme trabajo de muchos de sus miembros, el reparto tiene algún desajuste. Leonardo DiCaprio está estupendo otra vez más, demostrando por qué es una estrella en Hollywood y por qué su nombre es sinónimo de calidad y rentabilidad comercial. Deslumbrante es la interpretación de la bellísima Marion Cotillard como la esposa de DiCaprio. Oscura, enfermiza y pronunciadamente inquietante, la actriz francesa se come la pantalla cada vez que la cámara la encuadra. También sobresale Gordon-Levitt, a pesar de estar encargado de un personaje con pocas posibilidades. Poderosos en su interpretación están Ken Watanabe y Michael Caine y el tristemente fallecido Pete Postlewhite en sus breves papeles. Sin embargo, Ellen Page no brilla como debiera, Cillian Murphy está un tanto sobreactuado -aunque entiendo la elección del director de casting, pues su cara es ideal para el torturado heredero de Postlewhite- y Tom Berenger realiza una pésima interpretación, como siempre (es lo que tienen los malos actores). Tampoco entiendo muy bien la presencia de Dileep Rao, absolutamente desapercibido.

Las escenas de acción de ‘Origen’ son de una factura espectacular.

Que a nadie le preocupen lo más mínimo los diminutos errores de casting. Origen no tiene desperdicio. El potencial espectador debe prepararse para un espectáculo cinematográfico de majestuosa factura. Mientras los personajes bajan niveles de subconsciencia, Nolan nos va a elevar a niveles de belleza fílmica insospechados. El film del director británico es una nueva obra maestra del cine, una imprescindible experiencia cinematográfica; en definitiva, una aventura cinéfila de inmaculada concepción y ejecución. Y qué decir de su final. Es la cuadratura del círculo. Hasta le deja decidir al espectador. Gracias, Christopher Nolan, por hacer películas.

PD: Adjunto dos tráilers en inglés subtitulado en castellano, una entrevista a Nolan y DiCaprio sobre la peli, otra a Cotillard (todas subtituladas) y dos vídeos interesantes acerca del final (¡¡¡¡NO LOS VEÁIS SI NO HABÉIS VISTO ‘ORIGEN’!!!).

Tráilers

Entrevista a Nolan y DiCaprio

Entrevista a Marion Cotillard

Vídeos sobre el final

Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 19 septiembre, 2011 en EN CARTELERA: CRÍTICAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. La verdad es que Nolan lleva una carrera espectacular. Recuerdo cuando salió “Memento”. Todo el mundo la comentaba pero a nivel de cine no levanto ni el polvo. Pero poco a poco, fue corriendo de boca en boca. Recuerdo verla y decir: “Este tío me entiende. Desafía las leyes de lo establecido. MATRIX ha abierto una puerta enooooorme”.
    Además a sido el único que ha resucitado a Batman!!
    No hace falta decir que incluso “El truco final” triunfó por estar bien contada. Con tios así tras las cámaras a cualquiera se le van las ganas de intentarlo. Hay películas que cuando las ves sabes que tú mismo la habrías hecho mejor. Como en el fútbol. Hasta que ves a Nolan. Hasta que ves a Messi.

    Jejeje. Por cierto, a ver si quedamos un dia para hacernos un MATRIX con el 5.1.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: