BIENVENIDOS A ZOMBIELAND, de Ruben Fleischer (2009)

z1

Cartel del estreno de 'Bienvenidos a Zombieland' en España.

Algunos se escandalizarán de mi entusiasmo pero debo reconocer que mi vocabulario no tiene la extensión necesaria para componer la apología de la macarrada que merece esta peli para simples. Digo esto porque un título como Bienvenidos a Zombieland es presa fácil para las garras de un gafapastas inflexible. En manos de algunas hienas de las estrellitas este film sería triturado sin el menor miramiento y la valoración que voy a hacer de él recibiría el más hiriente de los zarpazos. Pero, amigos simples, este blog no es lugar para pedantes que se enrroquen en su esquinita académica. La desfachatez que posee cada plano compensa de sobras la superficialidad de una historia que, en realidad, no es tan superficial como algunos quieren hacer ver (leer sinopsis en el enlace del título). El que entienda el lenguaje del cinéfilo simple comprenderá sin ningún tipo de problema qué clase de divertimento le espera una vez se siente en el sofá y le de al play del mando: Acción y cachondeo con estilo propio.

La clave de esta estupenda soplapollez hay que buscarla principalmente en el espíritu de indómitos frikis de los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick. Uno que haya devorado muchas pelis cutres de miedo y que ame cintas como Abierto hasta el amanecer sabrá ya de qué hablo y qué es lo que han perpetrado el director Ruben Fleischer y sus compinches. Pero Bienvenidos a Zombieland no está pensada sólo para devotos de la comedia de terror como el que escribe estas líneas. Lo que le da personalidad propia y la convierte en producto de consumo quasi universal es el entendimiento estilístico entre director y guionistas y la conexión que ese concepto formal establece con la audiencia de hoy. La frescura de una fotografía posnoventera -sin caer en el giro de cámara gratuito- y la estética de videoconsola son el raíl adecuado para el tono cómico del relato de Reese y Wernick.

z2

Eisenberg y Harrelson desarrollan su técnica mata-zombies.

Todos los elementos casan tan bien porque Fleischer sabe qué clase de historia nos quiere contar. No cae en la pretenciosidad de algunos cineastas modernos que compensan la estupidez de su guión con un  montaje alocado que despiste al espectador de la chorrada que le están contando. La peli de Fleischer se sabe simple pero está en perfecta comunión cinéfila con la gente a la que va destinada. Bienvenidos a Zombieland es una capullada con gracia, una parida mental que se ríe de sí misma y que derrocha estilazo humorístico. La jocosidad como norma y objetivo de toda la película está sostenida por unos personajes estupendos interpretados por un casting a la altura de la ocasión.

Hay mucho talento guasón entre los cuatro protagonistas. A Jesse Eisenberg (el inventor de Facebook en La red social) le viene como un guante Columbus, un antihéroe pesimista totalmente crispado por el devenir del mundo y cuyo ‘leit motiv’ existencial es la precaución ante todo lo que le rodea. Su inesperado camarada de desventuras es un ocurrente Woody Harrelson, que ofrece un vasto repertorio de verborrea salerosa y muecas extravagantes. Es imposible no creerse a Harrelson en un papel que tiene su cara grabada en el inconsciente de los tipos que lo imaginaron.

z3

Stone y Breslin forman una pequeña familia de intrépidas supervivientes.

La pareja femenina que acompaña al extraño dúo matazombies no le va a la zaga. Ni en cuanto a personajes ni en cuanto a las actrices elegidas para interpretarlos. El trabajo de la pequeña Abigail Breslin es muy notable pero, por encima de ella, e incluso de Eisenberg y Harrelson, brilla Emma Stone. No son demasiadas las ocasiones en que uno advierte el potencial de alguien de manera tan clara pero es que a la muchacha le sale el talento por las orejas. Hay actores mejores y peores, más guapos y menos guapos…Las estrellas son otra cosa. Un astro del cine llena la pantalla con su sola presencia porque su personalidad es, además de colosal, única. Se trata de alguien absolutamente singular, distinto al resto; vuela por encima de los que le acompañan en escena sin ni si quiera intentarlo. Todo eso es lo que uno percibe en Stone desde que la cámara la enfoca por primera vez. La sensación que me quedó tras Bienvenidos a Zombieland y que quedó sobradamente reforzada tras Rumores y mentiras es que estaba presenciando el nacimiento de una futura miembro del ‘star system’ hollywoodiense.

PD: Os paso el tráiler en inglés subtitulado y una entrevista bastante divertida a los tres actores principales. Por cierto, se me ha olvidad0 referirme a la desternillante aparición de Bill Murray. Basta con decir que sólo por él merece la pena la peli. No digo más.


Anuncios

Acerca de davidsimple

Soy un joven valenciano licenciado en Periodismo. Mi pasión por el séptimo arte me ha llevado a comenzar esta aventura en el mundo blog.

Publicado el 18 julio, 2011 en NOTICIAS SIMPLES y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Ignis Jukebox

    Comparto cada uno de tus elogios por Emma Stone!!!! Dios bendiga cada uno de sus planes cinematográficos, y de paso, la traiga hasta mí!! jeje me encanta!

  1. Pingback: LO MÁS SIMPLE DE OCTUBRE « cineparasimples

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: